Cambiamos el Mundo

Te contamos nuestros microproyectos. Si quieres ayudarnos y colaborar junto a nosotros en acciones que contribuyan a llevar un poco de esperanza al otro lado del mundo, puedes hacerlo con una pequeña aportación económica.

¡Conseguido!, Microproyecto 3: ayúdame a aprender

¡Finalmente lo logramos!. Gracias al Colegio del Sagrado Corazón de Jesús de Santoña (Cantabria), el Centro San Francisco en Alemania y a un donante anónimo, que han colaborado en ayudarnos a poder llevar a cabo nuestro sueño.

Hemos alcanzado más de los 1.000€ que necesitábamos para poder poner en marcha el podamos poner en marcha un proyecto de intervención educativa, que desde el refuerzo y la complementariedad con el sistema público permita igualar las oportunidades de acceso a la Educación en la zona de La Moskitia (Honduras).

Gracias a todos por colaborar en una de las muchas acciones de cooperación para el desarrollo, que estamos llevando a cabo en Honduras, con el dinero recaudado podremos poner en marcha el proyecto Ayúdales a aprender en La Moskitia

Desde el Área de Formación de nuestra Comunidad Misionera en Honduras, hemos detectado que tanto el nivel, cómo la calidad del sistema educativo es muy deficiente en el país, hasta tal grado, qué aún habiendo alcanzado el nivel de bachilleres (asemejable al nivel de la prueba PAU en España) carecen de capacidades básicas como la lectura comprensiva, la psicomotricidad y otras. Este problema se acrecenta cuando se trata de niños y niñas que ni siquiera han tenido la oportunidad de acceder a esos niveles educativos dada su situación social, derivada de la realidad en La Moskitia.

Por ello planteamos un proyecto de intervención educativa, que desde el refuerzo y la complementariedad con el sistema público permita igualar las oportunidades de acceso a la Educación al mayor numero de personas integrantes de los colectivos de infancia y juventud. Creemos que el acceso a la educación básica es un derecho que está recogido tanto en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, como en la Declaración Universal de los Derechos del Niño y la Niña.

Pero no sólo queremos quedarnos allí, también queremos dar un paso más y además de contribuir a mejorar el nivel educativo, queremos ofrecer a los chavales que participen en el proyecto un complento nutricional que les ayude a desarrollarse fisicamente de la manera adecuada, para poder alcanzar todas las competencias motrices necesarias para una vida autonoma.

El dinero de las aportaciones que se realicen a este microproyecto lo invertiremos en:

  • Complemento nutricional: 700 €.
  • Material escolar y recursos didácticos: 300 €.

¡GRACIAS A TODOS POR AYUDARNOS A AYUDAR!

(Aunque el reto está alcanzado, hasta el día 31 de diciembre de este año puedes seguir colaborando con este microproyecto. El dinero irá destinado a los gastos generales del proyecto, repercutiéndolo siempre de manera directa en las necesidades de los adultos, los niños y sus familias: http://bit.ly/MiseviMicroproyecto3-2018)

Danos tu opinión